© All Rights Reserved.
NEWS
OBRAS
ENGLISH
CONTACTO
BIO / EXHIBICIONES
TEXTOS

TRANSLATING GURSKY
Por Jesús Mario Lozano
New York. Noviembre, 2003.

La flecha del ojo
justo
en el blanco del instante.
Octavio Paz

 

Al escribir de Manuel Álvarez Bravo, en 1981, el poeta Octavio Paz se admiraba de los títulos de sus fotografías. Los llamaba gatillos mentales porque hacían aparecer de una imagen fotográfica explicita una imagen implícita hasta entonces invisible. Se interesaba por el encuentro entre la palabra y la imagen fotográfica, pero a su vez, por las múltiples realidades dobles o triples que emergían de las fotos. Por sus juegos de rimas visuales y verbales, entre redes de relaciones visuales, mentales e incluso táctiles que surgían. Para Paz, la imagen poética sucede cuando el ser y el deseo pactan por un instante, en la intersección de los tiempos, en el momento de su aparición/desaparición.
Es interesante como Jürgen Habermas cita a Octavio Paz en su Der Philosophische Diskurs der Moderne precisamente con respecto a este punto de convergencia, este instante poético de la "añoranza de verdadera presencia". Lo hace para referirse a su peculiar interpretación de lo dionísiaco de Nietzsche. Para describir el momento del éxtasis en que, para Habermas, se vienen abajo las categorías del hacer y el pensar, y se abre el ámbito de la apariencia estética. Las fotografías de Oswaldo Ruiz más que llevarnos hacia La otra Orilla, nos dejan en medio. Ni en una orilla ni en la otra: en altamar. Sus fotos son entre-acto. Se queda con Nietzsche. Sus fotos se paralizan antes del instante poético y después del fotográfico. Nos muestran el obsceno corte que detiene el momento del éxtasis supuesto; lo cuadricula, lo borra y lo compone. Se fija en la traducción, en el intervalo; la pausa entre las redes visuales. Medio digital, medio análogo. Frente a la narrativa de Paz-Habermas sobre el momento estético, Oswaldo Ruiz se frena y se extraña. Caleidoscopio indiferenciado bajo el significante Gursky que, a su vez, representa un modo de hacer fotografía y una tradición no tan lejana de hacer de la fotografía un arte, como lo celebraba Octavio Paz en aquel texto de 1981. La traducción de Oswaldo Ruiz es provocación geopolítica, pero también irrupción fotográfica. Traducción imposible de la mirada en que el cuerpo entrelazado se atraviesa. Corte. Se traduce a Gursky para traicionarlo, desde el basurero infinito de México (2002).